viernes, 21 de enero de 2011

LA MASCOTA.

A principios y hasta mediados los años ochenta había gran profusión de revistas de comics en España, mi ya desaparecido formato favorito. Ya saben: Zona 84, Cimoc, Rambla, Totem, Metal Hurlant... llegaron a ser un número considerable. A aquellos años míticos y mitificados se les conoció como "El boom del comic". Aquel espejismo pasajero nos dió una ventana a lo que se hacía en Europa, sobre todo en las publicaciones franco-belgas, que años después descubriría en profundidad gracias a los generosos y masivos préstamos tebeísticos del amigo Ike (¡También de Kiko el jipi y el gran Nico!) en nuestros primeros años universitarios, cuando cambiabamos tebeos y enseñábamos dibujos en las taquillas. Allí, rodeados de "Arte". Algún día hablaremos del tema.
Buano, este rollo viene al caso de que fue en esa época donde una portada de una versión española y fugaz de la revista francesa Fluide Glacial me impactó. Esa portada es uno de los padres junto con el Alfred J. Newman de MAD y el Hombre Magnético (apabullante creación del genial Josep Mª Bea que a día de hoy aun me cortocircuita) del incómodo, lo reconozco, personajete que les traigo. Hecho por diversión ya ni me acuerdo cuando, fue vista por el compañero Roberto cuando trabajábamos en Comics Canarios (Cocainc), le hizo gracia y lo convertimos en la mascota no oficial de la "empresa". Hicimos algún anuncio con ella y hasta una camiseta, en tonos violeta, amarillo y blanco sobre fondo negro. Diseñadas por Roberto. A mí me gustaba mucho, pero salir con ella a la calle requería ingentes cantidades de valor.
No sé, supongo que  estaba  como una cabra.

Este fue el primero. Hecho con témpera.
Con este hicimos algún anuncio. Hecho con Corel.


Este fue el modelo de la camiseta. También témpera.   
                                                          
                                                         En el fondo es un tipo tierno.

5 comentarios:

cgonrod dijo...

Muy buenos, máquinilla!

Anuska dijo...

¡¡¡La tengo bien guardada!!!, no se donde pero la tengo

Eduardo dijo...

... de afeitar, niña.
Anuska, sí es verdad que la tienes. Yo tengo que buscar la mía. Cuando se caiga a pedazos la echaré de menos.

Anónimo dijo...

Dios mío, la visión de estos esperpentos (sobre todo el primero) me ha producido un horror inenarrable. Una vez más, tus dibujos me han sumergido en un infierno de horror y desesperación.

Eduardo dijo...

Es el infierno inmenso y pesaroso del santateresa. Helo aquí. Así acabaremos todos.