viernes, 28 de enero de 2011

EL JEFE.

           Sé que estea entrada le va a jorobar, lo siento.

     Hace una semana les hablaba de la mascota de Cocainc y de paso de aquellas cambiadas de colorines en las taquillas de la facultad. Empezaré por ahí.
     Cuando entré el la facultad de Bellas Artes, en el 88, siendo un pipiolín de dieciocho añitos tuve la inmensa suerte de capear todo un alud de bobería y frivolidad haciendo piña con una serie de gente fantástica, compañeros y amigos de los que siempre me acordaré. En realidad mi suerte fue asombrosa, ya que toda mi promoción fue un cúmulo (vale, con sus más y sus menos, como en todas partes) de gente especial en el buen sentido. Allí estaban entre otros Martina, Lidia, Tonidavi, Leocadio, Sisa,  Kiko, Bea,  Nico (del cual no hay día que no me acuerde)… y el maestro.
    Nos reuniamos en las taquillas los lectores y dibujantes de tebeos para prestarnos esas revistas de monigotes (decía el otro día como me cambió mi percepción de ese mundo aquellos días) y para ver los dibujos de los compañeros. Aprendí más allí que en todo un año de aulas.
Recuerdo con envidia los dibujos de todos pero había alguien que nos dejaba sistemáticamente boquiabiertos, mirabas aquellos folios en silencio siendo consciente de encontrarte delante de alguien con un talento inmenso, realmente poco común. Enrique (Ike) con una humildad enorme y sincera y una gran generosidad y paciencia me ayudó siempre.
    Han pasado ya una morterada de años. Sigo acordándome de aquellos dibujos cada vez que me pongo delante de un folio. Sigo diseñando personajes tal y como él lo hacía. Utilizo las plumillas porque él me las recomendó, entinto con pincel porque él me enseñó. A día de hoy aquellos dibujos de aquel amigo de veinte años siguen siendo para mí una referencia insuperable. Es para mí (y no soy el único en tener esta certeza) el mejor dibujante que conozco ¡Y los conozco realmente buenos! Además de muchas otras cosas. Y no es justo que no lo conozca todo el mundo. Ojalá que en un futuro su suerte cambie. Lo merece de sobra.
    Pero eso es secundario. Ike es también y sobre todo mi amigo. Juntos hemos pasado de todo. La hemos pasado putas y nos hemos reido lo que nos ha dado la gana. Nunca hemos perdido el contacto, que por mi dejadez he perdido tan a menudo con otros amigos, nunca que recuerde hemos tenido un enfado, porque es muy difícil enfadarse con alguien como él. Su propia familia es muy querida para mí. 
    Este texto viene a cuento de que esta muy mal hablar y perderse siempre en uno mismo. Que de vez en cuando viene bien acordarte de los amigos, a los que como en este caso, tanto debes y que a veces alguna circunstancia te hace ser consciente de que están ahí. De que son necesarios.
     Veintitrés años espalda contra espalda compañero. A por los próximos veintitrés. Un abrazo.

   Les dejo algunos de sus dibujos, también el que abre este post, para que ustedes juzguen. Es una muestra muy pequeña sacada de su página de Flickr http://www.flickr.com/photos/ikejanacek/ (¡Visítenla!) pero se harán una idea.







13 comentarios:

cgonrod dijo...

Genial !!

Ike dijo...

Malandrín, ahora no puedo comentar porque inexplicablemente se me han metido unos garbanzos en los dos ojos, pero he de decir que el pavo este aún sigue dibujando únicamente por su mala influencia de usted mismo, oiga, y que cuando sea mayor quiere ser como Eduardo.
(¡...Y que lo llamen "Don" y lo reciban con reverencia cuando entre en un bareto de La Laguna, como a usté!)

Paola Vaggio dijo...

Eduardo, no sé si te acordarás de mí pero nos conocimos en Barcelona gracias a Ike. Mientras leía lo que has escrito iba afirmando con la cabeza. Sí, todo lo que destacas de él es cierto. Buena persona, buen amigo, con talento, interesante, divertido, generoso, cálido... Todo eso y mucho más es Ike. Me ha encantado leerte. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Sí, señor! Don Enrique es un máquina total! Un saludo, Jefe, y hasta la próxima que nos volvamos a ver.
Suyo afectísimo, Angel Marrero.

Anuska dijo...

¡¡¡ Joder Jefe !!!, se me han saltado las lagrimas, no es porque últimamente este un poco sensible.
Precioso post.

Eduardo dijo...

Gracias niña, sé que te refieres al sujeto del post, no a mi florida pluma.
Maestro, sáquese los garbanzos de los ojos que tiene que ser antihigiénico y además te impiden ver el bosque. Lo de los bares es el logro del que me siento más orgulloso, años me ha costado (y no solo a mí, pero no diré nombres) el otro día la camarera de cierto bareto me dijo que yo era su cliente más antiguo. Me quedé reflexivo para mal.
¡Paola, claro que me acuerdo de ti! ¡Bienvenida a esta tu casa! A veces le pregunto a Ike por ti, ya sabes que te aprecia mucho. Sí, como bien dices el jefe es eso y mucho más. Como persona humilde que es, seguro que le habrá incomodado un poco todo esto pero... (la humildad es para mí un síntoma de calidad humana, pero Ike es a menudo demasiado humilde y eso ha jugado siempre en su contra) Un abrazo, pásate por aquí cuando quieras.
Ángel. Tú lo has dicho. A ver si coincidimos todos dentro de poco.
Anuska, un fuerte abrazo, amiga. Aquí estamos.

Juanan dijo...

Llego el último a esta entrada (solo para dar la nota)y como soy un vago, hago mío todo lo dicho por el señor de las camisas a cuadros (menos en lo de coincidir en la facultad).
Llevo admirando/envidiando a este señor media vida, desde que Anuska paseara sus dibujos por clase.
Espero que don kike se anime, salga de su cueva de ermitaño y se deje ver otra vez.

Un abrazo

angel padrón dijo...

Llego aquí de rebote y me encuentro esto.
Mi admiración no sólo para "Ike" sino para Eduardo González. Los dos, dos talentos enormes. Un saludo a los dos...

Eduardo dijo...

Gabardina-man, hay que tomar su casa al asalto, tengo planificado todo. First we take Manhattan, then we take casa Enrique.
¡Ángel! ¡Joderrr cuanto tiempo! Señores, Ángel es una de esos compañeros que citaba más arriba, que me hicieron soportable y a menudo agradable mi paso por la facultad. Uno que además era artista de verdad, con sinceridad y mucho talento y sobre todo muy buena gente.
Un abrazo y gracias por pasarte ....eeeeeh ¿Eres ese Ángel, no? Bueno si no, también un abrazo.

AlbertoHdez dijo...

¡Genial Eduardo! Es bueno acordarse de los demás, nos hace... más humanos. Desearle a Ike todo lo mejor y espero verles pronto, detrás de dos buenas y frías cervezas

Eduardo dijo...

Otro gran amigo y tremendo dibujante.
Sí compañero, ya hay ganas de que nos volvamos a ver ¡Y que no falten las cervezas!

Paco dijo...

Qué suerte que un amigo como tu amigo tenga un maravilloso amigo como tú.

Transmítele toda mi fuerza con un gran abrazo

Eduardo dijo...

La suerte es mía Paco. Si todos tuviésemos la mitad de tu fuerza, amigo, las cosas nos irían mucho mejor. Por cierto, no hace falta decirte que cuentes conmigo para lo que sea en estos días raros.
Será dado el abrazo.