jueves, 23 de diciembre de 2010

MUSEO NAVIDEÑO.

   Hace años me encargaron en el Museo Arqueológico del Puerto de la Cruz unos mandiles para las actividades de Navidad de un centro infantil. Las ilustraciones son de la parte delantera y trasera. El rey no está decapitado, en ese hueco va la cabeza del niño/a.
 Las monitoras se lo pasaron mejor que los crios (¡Tengo fotos!). Suele pasar.


6 comentarios:

Ike dijo...

No puedo evitar pensar en ese rectángulo con línea discontínua a la altura del bañador:¡Insensato!¡que esto iba destinado a un público infantil! Estoy imaginando la juerga a cuenta de las colas y recordando a algunos de los pibes del Puerto y me entran escalofríos.

Eduardo dijo...

¡Mal pensados todos! (Porque a que vamos a engañarnos, TODOS/AS ustedes han pensado lo mismo que el maestro Ike, pues tienen la mente SUCIA. jajajaja.
Amigos, la razón del rectángulito en el culo del camello consistía en señalar que era por ahí por donde había que meterle el rabo............ ¡Ponerle la cola, vaya! a ver si vamos a tener un problema...

JP dijo...

La cara de flipao del camello me dice que ya le metieron la cola ¡hasta el fondo!

Eduardo dijo...

¡sucios, sucios!

Gonzalo Álvarez dijo...

Lo siento Edu pero estoy con Ike, la mente de los pives del puerto es peor que la nuestra, jajaja

Eduardo dijo...

No lo dudo amigo, ahí que solo haya sido monitor una vez y eso que se trató de un buen grupo. Asusta, sí.