jueves, 29 de noviembre de 2012

UN DUENDE... O ELFO... O... ¡VAYA, QUÉ MÁS BICHERÍA!

Lo tenía por ahí abandonado.